10 tips para elegir un trabajo perfecto

No todos somos iguales, quizá el trabajo perfecto de alguien es el tormento de otros. Entonces ¿por qué no pensar en aquello que deseas?

  1. Sigue tu vocación. Como Confucio decía: “Elige un trabajo que ames y no tendrás que trabajar ni un día de tu vida”.
  2. Busca el puesto que quieres en este momento. Si no sabes lo que quieres en la vida, difícilmente podrás conseguirlo. Considera tu proyección de carrera a futuro y define las funciones que deseas realizar.
  3. Define lo que para ti es importante.  Puedes pensar en el espacio físico o en el tipo de actividades que quieres realizar. Por ejemplo: vestir casual, de traje sastre o uniforme, organizar eventos o desarrollar proyectos.
  4. Decide cuál es la mejor forma de contratación. Piensa en las ventajas y desventajas de cada una: empresa de outsourcing con contratos temporales, freelance (por  proyecto), por contrato indeterminado, etcétera.
  5. Establece el tipo de empresa y sector en el que deseas trabajar. Micro, pequeña, mediana o grande; pública o privada; nacional o multinacional (si dominas otros idiomas).
  6. Piensa en el tiempo máximo que quieres dedicar a tu traslado diario. ¿Una hora, dos? O inclusive cambiar de lugar de residencia. Todo se verá reflejado en tu calidad de vida.
  7. ¿Algo en particular? Que sea una Empresa Socialmente Responsable, un nivel de prestaciones que abarquen: seguro de vida, auto, comedor, plan de carrera, celular, capacitación o un clima organizacional agradable.
  8. Investiga a la empresa y evalúa el puesto. Prepárate antes de acudir a una entrevista y desarrolla una propuesta, es decir, lo que tú puedes aportar a la organización.
  9. Redacta un objetivo claro de búsqueda de empleo, establece una fecha límite y ponte en acción. No entres en el juego de “estoy esperando que me hablen” para justificar tu zona de confort. Mientras no firmes un contrato sigues “desempleado(a)”.
  10.  Analiza objetivamente si cumples todos los requisitos para cubrir la vacante que deseas. Por lo menos, debes tener el 80% de los obligatorios aunque no cumplas los deseables; no funciona al revés.
Con información de: Atenea Pólito Soto, Asesora profesional en tema de empleo.