La resiliencia: una cualidad al buscar empleo

En colaboración con Mejores Empleos

Si por alguna situación te despidieron o tú decidiste terminar una relación laboral, seguramente estás pasando por un proceso de duelo y es el momento perfecto para poner en práctica la resiliencia.

Resiliencia es la capacidad de recuperarse de una pérdida fuerte, tomar lo bueno de las situaciones difíciles y no engancharse con emociones o actitudes negativas e incluso, verlas con sentido del humor.

Por ejemplo, cuando una persona resiliente queda desempleada, trata de tomar esta experiencia como una oportunidad de cambiar de ambiente, giro, empresa o país. Cada negativa o promesa que recibe la usa como motor para seguir adelante y en caso de no ser elegido para cubrir una vacante, pregunta con humildad las razones para saber si puede mejorar o se trata de una situación que se encuentra fuera de sus manos. Este es el tipo de individuos que logra salir adelante a pesar de la presión familiar o económica y la exigencia propia; siempre mantiene una actitud positiva en su búsqueda de trabajo pues sabe que de ello depende su éxito. No le da pena decir que no tiene empleo, al contrario, busca la ayuda necesaria para conseguirlo, ya sea utilizando su red de contactos o a través un coach de empleo.

Es importante saber que la resiliencia no es igual a la tolerancia a la frustración, otra cualidad también buscada por los reclutadores hoy en día, esta última implica “aguantar” que algo no resulte de la manera en que deseamos. Resiliencia, en cambio, es buscar que las cosas salgan como queremos a pesar de las condiciones adversas; nos permite salir fortalecidos de experiencias difíciles sabiendo de antemano que todos pasamos alguna vez por ellas y que siempre nos dejan un aprendizaje.

Con información de: Atenea Pólito Soto, Asesora profesional en tema de empleo.