Tips para vender con éxito tu experiencia profesional

En colaboración con Mejores Empleos

La función principal del CV es que actúe como un flyer, es decir, como una hoja que te “promocione” y que contenga las características más destacadas del “producto-servicio” que vendes, en este caso, TÚ. Si nos concentramos en la parte de la experiencia, lo que debes especificar es aquello para lo cual eres ¡EXPERT@!

1. Enfócate en tus logros!

La empresa contrata gente para que le resuelva problemas y el reclutador necesita saber cuáles han sido tus mejores logros en el área laboral. Ejemplo: al describir una función puedes decir, prospectar nuevos clientes; al referirte a una actividad: realizar llamadas telefónicas pero al hablar de un logro debes decir: prospecté 500 posibles clientes vía telefónica y en la primera visita logré concretar entre el 75-80% de ventas por mes. Esto te describirá como a una persona que sabe trabajar por objetivos, con gran habilidad verbal y poder de convencimiento en venta directa aunque no lo estés diciendo “literalmente”.

2. Prioriza

Se recomienda que solo expongas tus tres últimos empleos o los tres que tengan relación con la vacante a la cual te estás postulando, ordénalos de manera cronológica, de manera que tu puesto más reciente vaya primero. En cuanto a la presentación, del lado izquierdo debes poner el periodo, después el puesto y por último el nombre de la empresa. Si no es una empresa conocida y si el nombre no es muy específico, abajo del nombre debe especificarse el sector (bancario, educativo, manufacturero, según sea el caso), giro (seguros y fianzas, auditoría u otro) o una breve descripción de lo que hace la empresa (fabricación de muebles de madera).

3. Resalta tus logros 

Si no sabes cuáles son, la forma más fácil de hacerlo es mediante la técnica P-A-R (Problema – Acción – Resultado). Identifica un problema de la empresa en la que trabajaste, cómo lo resolviste y qué resultados obtuviste. Descríbelo  en no más de tres líneas, debes ser conciso y considerar el espacio: 3  logros  x 3  líneas x 3 empleos = 27  renglones que dedicarás solo a tu experiencia laboral.

4. Integra elementos cualitativos

Al describir tus logros no olvides mencionar también tus competencias laborales, conocimientos, habilidades, aptitudes y  actitudes. Ejemplo: negocié con proveedores canadienses y americanos logrando cerrar dos contratos anuales que generaron un 20% de ahorro a la compañía. Lo anterior indica que esta persona sabe inglés a nivel conversación, tiene capacidad de negociación y trabaja por objetivos. No necesitas escribir “hablo Inglés 80%, soy  bilingüe y sé negociar”, está implícito.

5. Integra elementos cuantitativos

Es importante considerar también: número de clientes, personas a tu cargo, proveedores; ventas, utilidades; tiempo y/o porcentaje en reducción de costos y gastos, incremento de productividad. Esta información permite al reclutador tener un parámetro de tu capacidad y habilidad de control. Ejemplo: Realicé la nómina quincenal de 30 empleados vs. Administré la nómina quincenal de aproximadamente 400 empleados temporales de toda la República Mexicana y D.F. de Banco American Express, con incidencias y movimientos de IMSS (altas, bajas, modificaciones), INFONAVIT, finiquitos, seguros, bonos y comisiones constantes.

¡Recuerda que tu experiencia profesional es una de las secciones más importantes y generalmente la que implica más trabajo creativo!