Adiós al estrés. Organízate para rendir al máximo

¿Mezclar negocios con familia o amigos?

 

Analiza primero los pros y contras para ver si de verdad estarías mezclando negocios con placer o si por el contrario estás añadiendo el factor quiebra.

 

El hecho de que los integrantes de una empresa sean de una misma familia o tengan una amistad plantea una serie de dudas debido a que existe una confusión entre las relaciones familiares y la operación del negocio. Esto repercute negativa o positivamente en su productividad y competitividad. Lograr un equilibrio ante este panorama no es tarea fácil.

 

De acuerdo con John Ward, autor del libro El éxito en los negocios de familia, este tipo de organización requiere de estrategias poco habituales, teniendo como principio básico la planeación y la participación activa de cada integrante.

 

Los siguientes puntos clave y recomendaciones logran vencer los obstáculos sin poner en riesgo nuestros vínculos y lazos personales.

 

Para la economista Patricia Cortázar el hecho de mezclar negocios y relaciones afectivas, ya sean familiares o de amistad, ofrece un reto en la presente dinámica del mercado porque las compañías de esta naturaleza tienen una buena oportunidad de participar en las cadenas productivas.

 

“Si las personas que serán los futuros integrantes de la empresa están bien preparadas, son realistas sobre sus opciones y sus objetivos y actúan en el momento oportuno, el proceso puede producir una solución satisfactoria para todos e incluso fortalecer su unión afectiva”, indica la experta.

 

Es importante que entre los parientes haya confianza; si no, surgen conflictos que alteran el éxito de la empresa e incluso lo impiden.

 

Una dosis de dirección y liderazgo

 

La licenciada Cortázar reitera que el triunfo de dicha combinación radica en la elección de los líderes del proyecto y desde un principio “poner las cartas sobre la mesa” para pronosticar qué cauce llevará la administración del negocio.

 

Las personas que dirigen y gestionan el rumbo del negocio deben desarrollar aptitudes de liderazgo, asegura Patricia, ya que tienen que aprender a separar los asuntos personales de las situaciones empresariales. En esta recomendación es esencial asumir a la compañía como una organización familiar pero sobre todo económica.

 

Aplica medidas preventivas para solucionar posibles o futuros problemas.

 

Identificar los objetivos y compartir una misma visión

 

Para Vladimir Espejel, especialista en Pymes, un punto valioso a definir es un plan de acción, donde todos los integrantes puntualicen metas reales a un corto, mediano y largo plazo. Al mismo tiempo que ayuda a vislumbrar el camino y el ritmo que llevará el negocio, esta medida contribuye a fortalecer desde un inicio elknowhow, para sacar adelante y mantener su operación.

 

“Estamos hablando desde una pequeña empresa, una franquicia, hasta una gran asociación, es importante dictar las reglas antes de empezar el juego”, manifiesta el economista.

 

Un factor clave que debes considerar en tu empresa familiar, es el mantener un nivel alto de competitividad y conservar el control dentro de la familia, especialmente cuando estén pensando en hacer crecer el negocio.>

 

Fuente: De Circe González Garzón, Revista Universo Laboral