Chismes en el trabajo: ¿pueden realmente lastimarte?

Todos lo hacemos de vez en cuando, ya sea quejarnos con nuestro compañero de trabajo acerca del último cambio de política sobre el pago de horas extras o criticar la última pelea entre el director de finanzas y el encargado de compras. Chismear en el trabajo es casi una parte inevitable de la cultura corporativa.

 

Pero, ¿chismear es una manera positiva de crear relaciones, intercambiar información para ascensos o para indicar la salud emocional de la comunidad corporativa? ¿O es similar a un virus tóxico que se expande y que a final de cuentas debilita la salud general de la organización, amenazando así la seguridad del trabajo, oportunidades para ascensos laborales y la felicidad profesional?

 

Así como con la mayoría de las cosas que involucran la interacción humana, hay dos lados en esta moneda común. Usa el siguiente consejo para asegurar que tus pláticas no se interpongan en tu camino profesional.

 

Peter Post, codirector del Emily Post Institute y coautor del libro: EtiquetteAdvantage in Business: Personal Skillsfor Professional Success, sostiene que hay muchos aspectos negativos de ser parte de pequeños chismes inofensivos. “El chismear y propagar rumores adhiere stress al lugar de trabajo,” dice Post. “Cree stress en el lugar de trabajo y usted creará una situación en la cual la gente no estará enfocada en hacer su trabajo.” Esta es la razón por la cual muchas compañías tienen políticas corporativas que específicamente restringen o prohíben el chismear en el trabajo y por las cuales la gerencia podrá ver no muy bien a aquellas personas que son parte de estas acciones.

 

Pero los efectos generales del chismear negativamente no necesariamente le piden a usted que se abstenga completamente de conocer acerca de situaciones que pasan a su alrededor. De hecho, muchos psicólogos creen que el no ser parte de un poco de chismeo en la oficina puede de hecho dañar su carrera profesional.

 

SiobhanMellor, psicóloga clínica y autora de la investigación “Gossip – theNation’sFavoritePastime,” piensa que el tipo correcto de chismeo puede ser bueno para usted. “Conocer los últimos chismes de la conducta de otros ayuda a construir un mapa social acerca de lo que es aceptado, extraño, malo o inclusive acerca de cuáles tipos de acciones mejoran nuestra condición laboral y cuáles no” dice la autora.

 

Kate Adamas, una editora que trabajó para una compañía editorial importante de Nueva York recuerda haber sido regañada en su evaluación de desempeño hecha por colegas, porque ella admitió que no sabía acerca de la renuncia repentina de su jefa para irse a un nuevo puesto de trabajo en otra editorial. “Yo pensé que lo educado era pretender que yo no me había dado cuenta de la ausencia larga de mi jefa durante el tiempo de las comidas en el cual aparentemente estaba yendo a entrevistas” dice Adams. “Como una asistente, yo siempre traté de encubrir a mi jefa y pensé que eso incluía no hablar acerca de su obvia búsqueda de trabajo. Pero mis colegas pensaron que esto era una señal de que yo no estaba al tanto y que era una persona que no llegaría lejos.”

 

Karen Kirchner, gerente de Career Management Consulting, ubicada en Stanford, Connecticut, piensa que puedes darte el gusto de un poco de chisme en el trabajo de manera segura y sin sentimiento de culpa en tanto que sigas las siguientes siete reglas:

 

Sólo chismea de vez en cuando y mantente atento de quién está escuchando.

No pases mucho tiempo en la oficina con gente con fama de chismosa, ya que puedes ser juzgado “culpable” por asociación.

Escucha cuidadosamente pero habla tan poco como te sea posible. No parezcas una persona chismosa o en necesidad de escuchar chismes para ser así la persona que tiene la primicia de ellos.

Trabaja con la regla de que lo que sea que digas será repetido. Piensa en las implicaciones de esto antes de hablar.

Considera la fuente del chisme y los motivos ocultos de dicha fuente. La gente a veces planta información para manipular una situación.

No hables mal de la gente, tus comentarios te perseguirán de manera continua cuando se creen o cambien alianzas o grupos en el lugar de trabajo.

Si algo que dices llega a oídos de un amigo o colega en una manera en la que no quisiste, debes de pedir disculpas y ser honesto. Esta es la única manera de salvar tu reputación y limitar el daño hecho.

Fuente: De Beverly West , Escritora colaboradora